-

viernes, 24 de julio de 2015

¡CUIDADO, QUE MANCHO!

Hoy os hablo de unos elementos, que aunque están mal vistos socialmente, son, irónicamente, el blanco de todas las miradas: las manchas.

Tú puedes ser una chica e ir por la calle luciendo un escote generoso o ser un zagal y marcando muy bien tu "caja de herramientas" que, como lleves una mancha en la camiseta, eso es lo que va a ver de tí el resto de la Humanidad.

Eso me lleva a pensar en la de personas que pierden horas y montones de dinero en la esteticista o en la peluquería, haciendose de todo para llamar la atención, cuando seguramente, con una sencilla mancha de café en la camisa, lo petaban.

Mi amiga Cuqui es limpia como ella sola. Un día, le regalaron un perro y, como lo vio manchado, lo puso a remojo con Vanish Oxiaction Crystal White, sin éxito. Total, que puso una reclamación en la OCU por publicidad engañosa, ya que no cumplía lo que anunciaba:
"Utiliza Vanish Oxi Action Crystal White para conseguir que los blancos sean cada vez más blancos".
Claro que a Cuqui no le habían explicado que el perro era un dálmata...
Entonces consideraron que a mi amiga tenían que hacerle un estudio psicológico para valorar si era apta para tener animales a su cargo. Tuvo tan mala suerte, que la primera prueba que le hicieron fue la de las Manchas de Roschach. Cuando Cuqui sacó el Mister Proper y el Scotch Brite para limpiar las cartulinas, los psicólogos determinaron que mi amiga solo estaba capacitada para tener moscas en su casa.

Y ¿quién no conoce los test de calidad de las colecciones Desigual? Visten a cada una de las modelos con un traje diferente y las llevan a comer un plato con barandilla de callos con garbanzos, bastante caldositos. Los diseños que resisten mejor el envite, son los que marcarán tendencia la próxima temporada.
Vale, me habeís pillado: es mentira...¡ No existen las modelos que coman callos con garbanzos! ¡Aunque la barra de pan de kilo para mojar sea integral y sin gluten! Pero, por favor, o sea, ¡eso no tiene ni pizca de glamour!

Hay manchas que han hecho ganar mucho dinero a sus dueños , como las presuntas Caras de Bélmez aparecidas en la pared de una casa. Hasta los del CSIC han dicho que son eso, manchas, pero para albergárlas, han construido el Centro de Interpretación de las Caras de Bélmez, por un módico precio de 858.000 €, de los cuales 587.000 € son fondos europeos, el resto sufragado por entes locales.

Desde aquí quiero anunciar que, si se pasan por mi cocina después de haber hecho huevos fritos con patatas para toda la familia , seguro que verán  las salpicaduras de aceite con la forma de Las Meninas, con Velazquez pintando desde la puerta del frigorífico, Felipe IV y señora reflejados en la puerta del microondas y el enano Nicolasito Pertusato posando en el salero... ¡A ver si me hacen un Centro de Interpretación al respecto y me "manchan" la cuenta corriente de ceros!

¡ESCUCHO OFERTAS!


Núria Graell
Julio de 2015


Si os gustan mís monólogos, no dejéis de leer